domingo, 17 de abril de 2011

Me ha dado por sonreir.

Hoy, me ha dado por sonreír. No significa que no sonría, para nada, más bien soy una persona bastante feliz. Pero no sé, hoy sonrió... de forma rara. Hoy sonrío con sobredosis de felicidad. Con los ojos brillantes, con una sonrisa de oreja a oreja, con las mejillas levemente sonrojadas. Me da por saltar por casi cualquier cosa, saltar de felicidad. Si antes me reía con facilidad, ni queráis verme ahora. Las cosas me las tomo mucho mejor que antes. No, no veo la vida de color rosa. La veo multicolor! Es todo tan bonito... Pero ahora ha nacido en mí un miedo. He subido muy alto en el cielo, muy, muy alto, que ahora temo cuando tenga que bajar. Porque cuanto más lejos estás... más duele la caída. Quizás destroce todos mis huesos en la bajada. O tal vez no baje nunca...

No hay comentarios:

Publicar un comentario